GAFAS

No hay productos en esta categoría

GAFAS

El uso de gafas de ciclismo es primordial para la salud y protección visual, así como para obtener un mejor rendimiento. Nos encontramos ante un elemento esencial para nuestra seguridad sobre la bici, ya que no sólo nos protege de multitud de factores externos como el polvo, algunos insectos, el aire, ramas o incluso algunas piedras que nos puedan saltar a lo largo de nuestra ruta, sino que también nos protege de los rayos del sol. De ahí su importancia, ya que gracias al uso de este complemento ciclista también podemos evitar la pérdida visual a largo plazo provocada por el efecto prolongado de estos rayos en nuestros ojos.

El uso de este equipamiento mejora nuestra capacidad visual durante la práctica del ciclismo, y son uno de los accesorios más importantes en la indumentaria de los ciclistas. Según que disciplina del ciclismo practiquemos, podremos decir que existen diferencias marcadas entre las distintas pruebas disputadas, por ejemplo, en pista; se precisa de la integridad del campo visual lateral y a la vez extenso, ya que se han de percibir los movimientos y actitudes de los adversarios. Y en otras pruebas por ejemplo, de ruta o carretera, son los estímulos auditivos los que adquieren, incluso, mayor importancia que los visuales.

Debemos valorar unas gafas de sol deportivas que se ajusten a la disciplina que vayamos a practicar, centrándonos en la comodidad y en la protección ocular que nos aportan. Las gafas de ciclismo cumplen muchas y muy importantes funciones de las que muchas veces no llegamos ser conscientes, y que debemos tener muy en cuenta.  Recuerda que lo importante es que nos permitan poder ver bien por dónde rodamos y mantener protegidos nuestros ojos, pero lo más importante y lo que nunca va a pasar de moda son sus lentes, entre otras muchas cuestiones que debemos entrar a valorar detenidamente.

Características a tener en cuenta de las gafas de ciclismo

En definitiva, a la hora de practicar este deporte se requiere que nuestras gafas sean capaces de garantizar:

-Una protección contra caídas y golpes gracias a una montura de material robusto y flexible.

-Un diseño envolvente con ajuste facial ergonómico y protecciones laterales para evitar la entrada de reflejos. Se recomienda el uso de lentes de base 8 al proporcionar una mayor cobertura.

-A ser posible, terminales de las varillas y plaquetas nasales con buena sujeción y ajustables.

-Un buen sistema antivaho que nos proporcione una buena ventilación de las lentes para reducir de esta forma la incómoda posibilidad de empañamiento.

-Un mínimo peso posible, existen modelos incluso de menos de 30 gramos.

-Una buena protección contra el viento, polvo y golpes causados por caídas, utilizando unas lentes de calidad con tecnología antirotura.

-Una correcta protección de estas lentes frente a reflejos que pueden llegar a provocar accidentes inesperados y de consecuencias impredecibles.

-Un diseño aerodinámico que permita cortar el viento evitando la deshidratación ocular por evaporación de las lágrimas producidas por el lagrimal. Algo que a su vez contribuye también a evitar la entrada de partículas de suciedad que puedan flotar en el ambiente.

-Por supuesto una protección total frente a los rayos ultravioleta, especialmente importante tras varias horas de exposición a los efectos del sol. Un buen complemento en este caso es el uso de gafas polarizadas y/o fotocromáticas para evitar reflejos y adaptarse a condiciones luminosas variables.

  • ff312f7377b78cf510e8a1ffd1af1e16.jpg
  • c301d04a19ddfaeb07f21ef20993d50a.jpg
Aceptar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.